Fundamentos de la Autoridad Espiritual

Lo que Dios considera autoridades delegadas y la principal credencial: la revelación

La autoridad y la defensa propia son incompatibles. Aquel de quien usted se defienda se convierte en juez suyo. Se pone por encima de usted cuando usted empieza a responder a sus críticas. El que habla a favor de sí mismo está bajo juicio; por lo tanto, carece de autoridad. Cada vez que uno trata de justificarse, pierde la autoridad.

OBJETIVO

  • Identificar requisitos indispensables que debe tener la autoridad delegada.
  • Comprender como cristianos, que debemos obedecer a las autoridades delegadas por Dios.

BASE BIBLICA

Mateo 8:9

Éxodo 3:1-12

Números 12:1-15.

 

  1. LA AUTORIDAD DELEGADA DE DIOS NECESITA LLENAR TRES REQUISITOS PRINCIPALES:

 

  1. Debe saber que toda autoridad viene de Dios. Romanos 13:1.

 

Ella misma no es autoridad ni nadie puede hacerse autoridad. Sus opiniones, ideas y pensamientos  no son mejores que los de los demás. Son totalmente sin valor. Solo lo que viene de Dios constituye autoridad y ordena la obediencia del hombre.

 

Una autoridad delegada tiene que representar a la autoridad de Dios; Nunca debe presumir que también tiene autoridad.

 

  1. Debe negarse a si mismo
  • Mientras no conozcamos la voluntad de Dios, debemos guardar silencio.
  • No debemos ejercer la autoridad descuidadamente.

 

  1. Debe mantenerse en comunión constante con el Señor.
  • La comunión es un requisito principal del que está en autoridad.
  • Cuanto más cerca del Señor con más obediencia se registra.
  • Cuando la autoridad de Dios pasa de Dios hacia mí, puede entonces pasar de mí hacia otros.
  • Lo que me hace diferente de otros es Dios y no yo mismo, por eso debemos aprender a temer a Dios abstenernos de hacer las cosas descuidadamente.
  • Debemos reconocer que no somos diferentes a otros hermanos, ya que así lo ha dispuesto Dios para aprender a ser autoridad delegada, para esto siempre debe vivir en la presencia de Dios, comunicarme de continuo con el y procurar conocer su propósito, A menos que haya visto algo allí en la presencia de Dios, no tendré nada que decirles aquí a los hombres.
  1. LA REVELACIÓN; UNICA CREDENCIAL AUTORIDAD
  2. Si Dios da revelación, se establece la autoridad
  • Cuando Él retira su revelación, se rechaza al hombre.
  • Si nuestra autoridad es de Dios, no necesitamos reforzarla. La revelación será la prueba.

 

  1. la autoridad ha sido establecida para ejecutar las ordenes de Dios, no para que uno se exalte a si mismo.
  • Es para darles a los hijos de Dios un sentido de Dios, no un sentido de si mismos.

CONCLUSION

  • Moisés mismo demostró que era la autoridad delegada de Dios; a él no le afectaba la vida natural ni se protegía procurando defenderse o vengarse.
  • La autoridad de Dios podía extenderse por medio de él sin ningún impedimento.

RETO A LA ACCIÓN

  • En realidad la gente se encontró con la autoridad en él. Ser autoridad delegada no es algo fácil, porque requiere despojarse a si mismo.
  1. ¿Por qué es importante no murmurar en contra de las autoridades delegadas?
  2. ¿Qué significado espiritual tiene la frase “Y lo oyó Jehová” en Números 12.2?
  3. “Todos los que desean ser usados por Dios deben aprender a no escuchar calumnias”.
  4. ¿Por qué las autoridades delegadas no deben defenderse?
  5. ¿Por qué Dios no levanta a los testarudos para ser autoridad sino a los mansos y tiernos?
  6. ¿Qué declara Dios de Moisés en Números 12.3?
  7. ¿Para usted que es la mansedumbre?
  8. ¿Cómo defiende Dios a sus siervos fieles según Números 12.6-8?
  9. ¿Cuál cree que es la diferencia entre conocimiento y revelación?
  10. ¿Por qué la autoridad se fundamenta en la revelación y no en el conocimiento o los títulos?
  11. ¿Por qué no debemos hablar a favor de nuestra autoridad?
  12. “Si nuestra autoridad es de Dios no necesitamos reforzarla”. Explique este principio de Autoridad Espiritual.
  13. ¿Por qué Moisés no se defendió de las calumnias de Aarón y María?
  14. ¿Qué actitud asumió Moisés ante todo el proceso?
  15. ¿Por qué Moisés oró por sus detractores en Números 12.13?
  16. ¿Por qué nunca debemos reclamar a los demás que se sometan a nuestra autoridad?