Fundamentos de la Autoridad Espiritual

El carácter de las autoridades delegadas. La benignidad

Mientras Dios se preparaba para dictar sentencia a los rebeldes, Moisés le decía claramente a la congregación: “Jehová me ha enviado para que hiciese todas estas cosas… no las hice por mi propia voluntad” Números 16:28 En cuanto a sus propios sentimientos, no tenía ninguna intención de juzgar a nadie que si rebelara contra él. Él mismo demostró que era el verdadero siervo de Dios cuando insistió en que esta gente no había pecado contra él sino contra Dios..

OBJETIVO

  • Analizar el hecho de que la autoridad delegada proviene de Dios.
  • Identificar, como cristianos, que hemos resucitado a una nueva vida.

BASE BIBLICA:

Números 12

Números 17: 1-11

 

  1. LA PRIMERA REACCIÓN DE MOISES ANTE LA REBELIÓN DE CORÉ FUE POSTRARSE SOBRE SU ROSTRO.

 

  1. Exhortación y restauración. Números 16

 

Moisés exhorto a Coré con palabras procurando restaurarlo. La exhortación no es una expresión de señorío; antes revela mansedumbre. Quien persuade en respuestas a un ataque es deberás una persona mansa, pero quien permita que la gente este en el error sin mostrar ninguna intención de restaurarla demuestra que su corazón es duro.

 

  • No juzgó: Actuó en obediencia a Dios porque era siervo suyo, no tenía ningún sentimiento personal, salvo el de que habían pecado contra Dios. la autoridad es algo que Dios establece; así que todos los que ofenden a sus autoridades establecidas desprecian a Dios. Pero en Moisés hallamos a una autoridad delegada que no tenían opinión propia ni espíritu juzgador.
  • Actuó conforme a la voluntad de Dios.
  • Demostró que era siervo de Dios.
  • Dios ejecutó juicio para establecer la autoridad de Moisés.

 

  1. Intercesión y expiación.

 

  • La congregación de Israel, ante el juicio divino, sintió temor, no de Dios, sino al castigo divino.
  • Moisés y Aarón se postraron por tercera vez (12: 45).
  • Moisés se sentía responsable tanto de los obedientes como de los rebeldes.

 

  1. LA RESURRECCIÓN. Números 17: 1-11

 

  1. La vida resucitada es la base de la autoridad.

 

  • El florecimiento de la vara seca mantiene humildes a los hombres, porque es Dios quien pone el poder de la vida en una vara muerta y seca para demostrar que el poder trascendente pertenece a Dios y no a nosotros. Solamente el necio puede estar orgulloso. Los que seamos favorecidos nos postraremos delante de Dios diciendo: “Esto lo ha hecho Dios, no hay nada de que pueda gloriarse el hombre, todo es por la misericordia de Dios, no por la misericordia del hombre”. Entendamos por lo tanto, que la autoridad no se fundamenta en nosotros, cada vez que Aarón usara su autoridad al ministrar a Dios podía confesar: “Mi vara es tan muerta como los demás”. La única razón por la cual yo puedo servir es por la misericordia y elección de Dios.
  • Es obra de Dios.
  • Sugiere que la resurrección es la base del llamado de Dios al siervo, así como de la autoridad delegada en él. La autoridad no viene por esfuerzo humano, los hombres son escogidos para ejercer la autoridad espiritual no porque sean diferentes de los demás, sino en base a la gracia, elección y resurrección.
  • La dificultad en nuestros días consiste en que son muy pocos los que se postran sobre sus rostros reconociendo que no son diferentes de los demás.
  • Lleva fruto.

 

  1. ¿QUÉ ES LA RESURRECCIÓN?

 

  1. Es lo que proviene de lo natural.

 

  • Es lo que yo no puede hacer.
  • Es lo que yo no soy.
  • Toda la espiritualidad que tengo se debe a la obra de Dios en mí. Si por un momento se nos ocurre pensar que somos mejores que los otros, habremos cometido el mayor disparate del mundo. Toda la diferencia proviene del Señor.
  • La manifestación de la autoridad es obra de Dios, no nuestra. Nosotros solo somos mayordomos de su autoridad y es necesario discernir esto para poder ejercer la autoridad.
  1. La resurrección es la norma permanente de servicio.

 

A menos que un servicio pase de la muerte a la resurrección, no será aceptado por Dios.

Aquello que resucita es de Dios y no de nosotros.

Todos los que creen tener meritos, no saben lo que es la resurrección.

El mayor poder de Dios se revela en la resurrección.

La autoridad es de Dios, no de nosotros.

CONCLUSION

  • Lo que Pablo dice en 2 Corintios 4:7 se compara así mismo en un vaso de barro y el tesoro al poder de la resurrección. Pablo entiende perfectamente bien que el es simplemente un vaso de barro, pero el tesoro que hay en él posee poder trascendente.

RETO A LA ACCIÓN

  • Obedezca a sus autoridades teniendo en cuenta que toda autoridad es dada por Dios

Responda las siguientes preguntas al correo que el instructor le indique:

  1. ¿Cuál fue la primera reacción de Moisés ante la rebelión colectiva de Coré, Datán y Abiram en Números 16.1-4?
  2. ¿Por qué no se defendió Moisés de las calumnias de Coré, Datán y Abiram?
  3. ¿Qué procuró Moisés en Números 16.8-11?
  4. ¿Qué es la exhortación?
  5. ¿Qué se busca con la exhortación?
  6. “Los que representan la autoridad aun después de ser rechazados procuran la restauración y no la división”. Explique este principio de Autoridad Espiritual.
  7. ¿Cuál fue la reacción de Moisés y Aarón ante la rebelión del pueblo en Números 16.41-45?
  8. ¿Qué hicieron Moisés y Aarón por el pueblo rebelde en Números 16.46-48?
  9. ¿Por qué como autoridades delegadas debemos interceder por los rebeldes?
  10. ¿Por qué los siervos fieles deben llevar las cargas del pueblo, incluyendo a los rebeldes?
  11. ¿Qué debemos hacer con la gente que se levanta contra la autoridad de Dios que representamos
  12. ¿Por qué la benignidad debe ser la característica principal en el carácter de las autoridades delegadas?
  13. Las posiciones de autoridad están plagadas de críticas y calumnias, ¿Qué debemos hacer cuando las personas hablen mal de nosotros como autoridades delegadas?