Fundamentos de la Fe 1

Fundamentos de la Fe 1

Vistiéndonos de un nuevo hombre

Después de arrepentimos de nuestros pecados y de habernos bautizado en agua, es necesario empezar un proceso que durará toda la vida. Es el proceso de vestirnos de un nuevo hombre creado a imagen de Dios que se distingue por una vida recta y pura, basada en la verdad. A este proceso de vestirnos de un nuevo hombre creado a imagen de Dios, se le conoce como la santificación.

OBJETIVO

  • Comprender que el arrepentimiento de pecados y el bautismo en agua, son sólo el principio de su caminar cristiano, y que día a día debe vestirse de un nuevo hombre creado a imagen de Dios.

“El que se ha arrepentido de sus pecados es una nueva creación”

Todo aquel que se ha arrepentido de sus pecados ha recibido un borrón y cuenta nueva en su vida por parte de Dios. 2 Corintios 5:17 dice “De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es: las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas” RV 1960. No importan los pecados más vergonzosos que pudimos haber realizado, cuando nos arrepentimos de ellos y pusimos nuestra fe en Jesús, él borró nuestros pecados y los tiró al fondo de la mar (Miqueas 7:19).

El borrón y cuenta nueva que hemos recibido de Dios, es para que día a día busquemos ser más como Jesús. El ser más como Jesús es un proceso, un proceso en el que debemos vestirnos de un nuevo hombre que se distingue por una vida recta y pura creado a imagen de Dios. A este proceso se le conoce como la santificación.

  1. ¿Qué es santificarse?

Santificar significa apartar, consagrar, purificar o separar para un uso o servicio divino. Cuando nos santificamos, estamos apartando y consagrando nuestra vida para Dios. ¿Apartándonos, purificándonos o separándonos de qué? De todo aquello que es pecado y que destruye nuestra relación con él. ¿Consagrándonos a qué? A Dios nuestro Señor al vivir una vida santa (apartada para él, libre de pecado). El proceso de santificación no es iniciado por nosotros sino que el Espíritu Santo de Dios, inicia el proceso en nuestras vidas cuando nos arrepentimos de nuestros pecados, pero es responsabilidad nuestra, actuar sobre la nueva posición que nos ha sido dada y buscar ser cada día más como Jesús. La santificación, entonces es el proceso de vestirnos de un nuevo hombre creado a imagen de Dios que se distingue por una vida recta y pura, basada en la verdad.

  1. La voluntad de Dios es que seamos santificados.

Ahora que usted se ha arrepentido de sus pecados, se ha bautizado en agua, lo que necesita es seguir haciendo la voluntad de Dios. ¿Cuál es su voluntad? Que seamos santificados que aprendamos a controlar nuestro cuerpo de una manera santa, no dejándonos vencer por los malos deseos.

  1. Antes nuestro cuerpo servía al pecado y a los malos deseos, ahora debe servir a Dios y a la justicia. Romanos 6:19-23

 

Cuántas cosas hace el pecador con su cuerpo cuando está alejado de Dios. El apóstol Pablo  en el pasaje que leímos menciona el cuerpo, pues nuestro cuerpo es la expresión externa de lo que hay en nuestros corazones. Si nuestro cuerpo antes servía al pecado y cosechaba vergüenza (pues eso es los que produce el pecado) ahora debe servir a Dios y a la justicia y cosechar santidad que lleva a la vida eterna.

  1. La santificación es vestirse de un nuevo hombre. Efesios 4:17-32

El hombre con el que debemos vestirnos es aquél creado a imagen de Dios, que se distingue por una vida recta y pura, basada en la verdad. Pablo en el libro de Efesios, nos da tres pasos para vestirnos de un nuevo hombre:

  1. Quítese el ropaje de la vieja naturaleza v. 22

Al momento en que se arrepiente de sus pecados y pone su fe en Jesús, Dios le hace una nueva criatura, olvida su pasado y le da el regalo de la vida eterna. No obstante, traerá malos hábitos, pecados que se han convertido en tradición y toda una vida de estar alejado de Dios que deberá cambiar totalmente. ¿Cómo se logra esto? El apóstol Pablo nos anima a renovar nuestra mente.

  1. Renueve la actitud de su mente v. 23

El campo de batalla del cristiano es su mente. Piense por un instante en un limón de aquellos muy ácidos e imagine que un amigo se lo exprime con todas sus fuerzas y el jugo de limón cae en su boca. Ya para ahora, si lo pensó gráficamente, se le ha hecho agua su boca y se le contrajeron los músculos de su rostro y hasta hizo caras. Lo que pensamos es lo que hacemos. Por eso, debemos renovar la actitud de nuestra mente. Pregúntese por un instante ¿En qué vivo pensando? ¿En qué está mi mente todo el tiempo?

Pablo nos dice no piensen como antes, cambien su manera de pensar. Filipenses 4:8 dice: “Por lo demás, hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si algo digno de alabanza, en esto pensad” RV1960. Por eso, es importante leer la Biblia y meditar en todo lo que traerá bendición y prosperidad espiritual a nuestra vida, pues lo que pensamos es lo que hacemos.

  1. Póngase el ropaje de la nueva naturaleza v. 24

Debemos quitarnos el ropaje de la vida pasada (el ropaje del mendigo espiritual), renovar nuestra mente (el centro de operaciones de nuestro cuerpo al leer su Palabra y pensar en cosas que edifican) y por consiguiente nos pondremos el ropaje de la nueva naturaleza. Este ropaje se caracteriza por una vida justa y recta en Dios. Este proceso de vestirnos día a día de un nuevo hombre, es el proceso de la santificación.

CONCLUSIÓN

  • La conversión y el perdón de pecados es alto instantáneo, pero la santificación es un proceso que debemos todos los días hasta que Dios venga por su iglesia o nos llame a su presencia. Que Dios le ayude a santificar su vida todos los días para Él.

RETO A LA ACCIÓN

  • Evalúe qué cosas del ropaje de la vieja naturaleza aún lleva consigo. Identifique qué áreas de su vida debe cambiar para vivir como Jesús vivió cuando estuvo en la tierra. Determine en su corazón desde el día de hoy a vivir una vida de santidad para Dios y no ceda. De lo contrario, caerá en adoptar una tradición religiosa sin un arrepentimiento genuino. Recuerde nuestra mente es el terreno donde se da la batalla, cuide sus pensamientos

Responda las siguientes preguntas al correo que el instructor le indique:

  1. ¿Qué es la santificación?
  2. ¿Qué significa la palabra santificar?
  3. ¿Cuál es la voluntad de Dios para nuestras vidas?
  4. Pablo en el libro de efesios 4:22 al 24, nos da 3 pasos para vestirnos de un nuevo hombre ¿Cuáles son?
  5. ¿Cuál es el campo de batalla del cristiano?