Fundamentos de la Fe 2

Fundamentos de la Fe 2

El ayuno

El ayuno es la abstinencia total de alimentos y en ocasiones de agua con el propósito de humillarse delante de Dios, de buscarle y de presentarle nuestras peticiones sabiendo que sólo de él puede venir una respuesta favorable.

OBJETIVO

Comprender qué es el ayuno y cómo ayunar.

“Superemos la justicia de los fariseos”.
Mateo 5:20 dice: “Porque les digo a ustedes, que no van a entrar en el reino de los cielos a menos que su justicia supere a la de los fariseos y de los maestros de la ley”. Los fariseos tenían una conducta piadosa externamente pero internamente estaban llenos de injusticia. Por eso, Jesús los llama sepulcros blanqueados, pues por fuera se veían bien y piadosos pero por dentro se encontraban llenos de muerte e injusticia. Como cristianos, debemos reflejar un caminar externo que vaya de la mano con las intenciones de nuestro corazón. Es muy fácil exhibir una conducta piadosa y no ser realmente piadosos. Jesús enseña a dar a los necesitados sin querer vanagloriarse por lo mismo, enseña a orar sin hacer un espectáculo frente a los demás sino a orar en nuestro cuarto con la puerta cerrada, y hoy veremos que Jesús nos enseña a ayunar de una manera en que vaya dirigido a Dios y no a los hombres.

1. El ayuno se dirige a Dios y no a los hombres Mateo 6:16M18

a. Un ayuno anual era requerido por la ley a los judíos La ley mosaica bajo la cual vivían los oyentes, prescribía un ayuno al año, el día de la expiación (Levítico 16:29). Los fariseos añadían dos ayunos semanales, el lunes y el jueves, y los usaban como ocasiones para exhibir públicamente su piedad (Mateo 6:16).

b. Ese ayuno lo usaban los fariseos para exhibir públicamente su piedad
Lo que hacían los fariseos era poner cara de tristes por el ayuno que estaban realizando. El abstenerse de alimentos produce cansancio, debilidad, dolor de cabeza, dolor de estómago y otros síntomas físicos. Ponían cara de tristes y de enfermos con tal que los demás se dieran cuenta de que estaban ayunando.

c. Según Jesús, el ayuno debía ser conocido únicamente por él En lugar de hacer tremendo espectáculo, debían seguir con su vida normal de arreglarse como todos los días para no hacer evidente a todos que ayunaban y Dios que veía en lo secreto les recompensaría en público.
Esto no significa que no se pueda establecer un ayuno entre amigos y que todos los involucrados sepan quiénes están ayunando. El propósito de Jesús es que no se ayune por impresionar a los hombres sino por presentarse humildemente delante de él y orar.

2. Definamos el ayuno

La verdadera función del ayuno es la dedicación temporal de todas las energías de la persona a lo oración y a la comunión espiritual. El ayuno es la abstinencia total de alimentos y en ocasiones de agua por un período de tiempo con el propósito de humillarse delante de Dios, de buscarle y de presentarle nuestras peticiones. El ayuno no es abstenerse únicamente de algunas comidas sino la abstinencia total de ellas (Ester 4:16)

a. El tamaño del ayuno
En la Biblia encontramos varias ocasiones en que los hijos de Dios ayunaron. Estos ayunos fueron de un día, por las noches, de siete o hasta de cuarenta días. Lo importante no es la duración sino cumplir con el propósito establecido de humillarse delante de Dios, buscarle y presentarle nuestras peticiones.
1. Un día, 2 Samuel 3:35
2. Una noche, Daniel 6: 18
3. Tres días, Ester 4:16
4. Siete días, 1 Samuel 31:13
5. Cuarenta días, 1 Reyes 19:8

b. El ayuno no es una huelga de hambre para que Dios nos responda
Aunque mientras ayunamos presentamos delante de Dios nuestras peticiones y buscamos tener comunión con él, debemos reconocer y esperar que la soberana voluntad se haga sobre nuestras vidas y peticiones.

El ayuno no es una huelga de hambre para forzar a Dios a respondernos. Cuando es su voluntad y pedimos lo que es bueno para nuestras vidas, Dios responderá a nuestra oración. Cuando el rey David cometió adulterio con Betsabé después de matar a su esposo, Betsabé quedó embarazada y tuvo su hijo pero el profeta Natán dijo a David que moriría por su pecado. David ayunaba y pasaba las noches tirado en el suelo pero a pesar de ello el niño murió pues esa era la voluntad de Dios (2 Samuel 12:15:25).

c. Sugerencias al ayunar 1. Empiece con ayunos cortos (Recuerde que importa más la actitud que la duración). 2. Tome bastante agua.
3. Cepíllese los dientes y la lengua para evitar mal olor. 4. Si toma medicamentos pregunte a su doctor si puede hacerlo en ayunas. 5. No haga ejercicios que requieran de mucho esfuerzo físico, mejor si no hace ejercicios.
6. Al terminar su ayuno no lo rompa con un gran banquete. Coma algo liviano como frutas y sopas.

CONCLUSION

El ayuno nos lleva a concentrar temporalmente todas nuestras energías en Dios. Por medio del ayuno nos humillamos delante de él, le buscamos y presentamos nuestras pelciones. Cuando le sea posible y sienta en su corazón hacerlo, voluntariamente aparte un día y dediqúese por entero a Dios en ayuno.

RETO A LA ACCIÓN

Proyecte y agende esta semana tener un momento de ayuno y oracion, un lempo en que se dedique a buscar de Dios a humillarse delante de él y presente sus pelciones y necesidades delante de él

Libros de la biblia para memorizar esta semana:

Miqueas
Nahúm
Habacuc
Sofonías
Hageo
Zacarías
Malaquías
Mateo

Responda las siguientes preguntas al correo que el instructor le indique:

¿Qué es el ayuno?

¿Qué no es el ayuno?

¿A quién debe ir dirigido el ayuno y qué dijo Jesús sobre esto?

Explique con sus palabras si es importante o no, la duración del ayuno

Dé algunas sugerencias para ayunar