Fundamentos de la Fe 2

Fundamentos de la Fe 2

El fruto del Espíritu

La vida Cristiana se caracteriza por la manifestación del fruto del espíritu en nuestro diario vivir. Cuando no damos el fruto del Espíritu, damos el fruto de la carne (los deseos pecaminosos) fruto que está en contra de la voluntad de Dios

OBJETIVO

• Que el fruto del Espíritu se manifieste en todas las áreas de nuestra vida.

“Los árboles frutales deben dar frutos”

El fruto del Espíritu

Todos esperamos que los árboles frutales den fruto. Si alguien siembra un naranjal, a su tiempo esperará que éste dé naranjas y no cualquier tipo de naranjas sino dulces y buenas. De la misma manera, Dios espera que nuestra vida cristiana se caracterice por la manifestación de un fruto al que la Biblia llama, el fruto del Espíritu. Si utilizamos la ilustración del naranjal, nosotros somos las naranjas y Dios el naranjal.

Si utilizamos una ilustración bíblica Dios es la vid y nosotros los pámpanos (Juan 15:1-1 7). Por lo tanto, todo cristiano debe dar el fruto de la fuente que le da vida. La vida cristiana se caracteriza por la manifestación del fruto del Espíritu en nuestro diario vivir. Cuando no damos el fruto del Espíritu, damos el fruto de la carne (de nuestra naturaleza pecaminosa), fruto que no agrada a Dios y está en contra de su voluntad.

Dos clases de personas en la Iglesia
Alguien dijo que la iglesia está dividida en dos clases de personas: árboles y postes. La diferencia entre ellos es que el árbol tiene vida, se desarrolla y da fruto. El poste no tiene vida ni da fruto, y su destino es podrirse. Dios busca árboles que den fruto, no postes estériles.

Dos caminos que el hombre puede seguir Gálatas 5:1 6-24
El cristiano puede elegir andar en el Espíritu o andar en la carne (siguiendo los deseos de la naturaleza pecaminosa). Dios desea que nosotros caminemos en el Espíritu y demos fruto que refleje su carácter de justicia (v. 16). Es imposible querer andar al mismo tiempo en el Espíritu y en la carne como es imposible tener la noche y el día a la vez, o se camina en el Espíritu o se camina en la carne (v. 17).

¿Qué significa andar en la carne? Gálatas 5:19-21 Significa que nos dejamos llevar por los deseos que como hombres tenemos de cometer todo tipo de actos (pecados) que están en contra de la voluntad de Dios y que impiden que una persona que los practica, pueda formar parte del reino de Dios en el cielo y gozar de la vida eterna.

¿Qué significa andar en el Espíritu?

Significa que decidimos vivir nuestra vida bajo la voluntad de Dios y no satisfacer los deseos pecaminosos la carne. Significa que sometemos nuestra voluntad a la voluntad de Dios y permitimos que él tome el control total de nuestra vida. La persona que anda en el Espíritu, se conoce por el fruto que da. El fruto del Espíritu tiene que ver con el carácter cristiano y la santidad y en Gálatas 5:22-23 encontramos nueve: Amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre y templanza. Veamos cada Uno de ellos y examinemos cómo está nuestra vida. Tome nota que el primer nombre de cada fruto es el que le da la Versión Reina Valero 1960, el segundo nombre del fruto que aparece entre paréntesis, es el nombre que le da la Nueva Versión Internacional:

1. Amor (el mismo)

Este es un amor primero hacia Dios y luego hacia el hombre. Es un amor que nos lleva a agradar a Dios y a amar aún a nuestros enemigos. Juan 14:15, Juan 13:35. ¿Tiene usted amor?
2. Gozo (Alegría) El gozo es la alegría que produce tener nuestro corazón latiendo al unísono del corazón de Dios y saber que en Él hemos sido salvos y perdonados de nuestros pecados. Este gozo no depende las circunstancias. El gozo es un sentimiento que acompaña al amor y resulta de él. Solo el que ama y es amado tiene gozo. 1 tesalonicenses 5:16 ¿Tiene usted gozo?

3. Paz (el mismo)

El diccionario define la palabra paz como Tranquilidad y sosiego del ánimo, en contraposición a la turbación y las pasiones. El andar en el Espíritu es vida y produce paz, pero el andar en la carne es muerte y nos roba la paz. Es por medio de Jesucristo que hoy tenemos paz para con Dios (Romanos 5:112). Esta paz es una paz con Dios, con nosotros mismos y con los demás. ¿Tiene usted paz?

4. Paciencia (el mismo)

Este fruto tiene que ver con nuestro trato con los demás. Paciencia es la inmutabilidad ante la provocación. Es el soportar los maltratos sin ira ni resentimientos. Es la aceptación de las pruebas y sinsabores de la vida sin enojo y amargura. Efesios 4:2 ¿Tiene usted paciencia?

5. Benignidad (Amabilidad)

Es la amabilidad que surge de un corazón que ama. Tiene que ver con las actitudes para con los demás. Es lo contrario de un carácter tosco y áspero. ¿Es usted benigno?

6. Bondad (el mismo)

Es la cualidad de una persona regida por lo que es bueno y cuya meta es el bien. Ser bueno no es ser tolerante con el mal, sino desear y hacer todo aquello que promueve el verdadero bien. La bondad va de la mano con la generosidad. Efesios 4:32 ¿Es usted bondadoso?

7. Fe (Fidelidad)

No se refiere a la fe salvadora. Se refiere a la fidelidad y lealtad hacia el prójimo y hacia Dios en todo momento ¿Es usted fiel?
8. Mansedumbre (Humildad)
Mateo 11:29-30 nos dice que Jesús era manso y humilde. Mansedumbre no es debilidad sino poder bajo control. Es tener dominio sobre el poder y la fuerza que se tiene. Es como el caballo salvaje que ha sido domado, sigue teniendo la misma fuerza pero bajo el control del jinete. No se puede ser manso si no se es humilde y se aprende a pasar por alto la ofensa. ¿Es usted manso?

9. Templanza (Dominio propio)

Es el resultado de ejercer la fuerza de voluntad. Es el dominio propio para no hacer locuras o decir cosas que luego nos arrepentimos. ¿Tiene usted domino propio?

CONCLUSIÓN

• La vida Cristiana no se caracteriza por asistir a una iglesia y tener un vocabulario cristiano, se caracteriza por reflejar el carácter de Dios el andar en el Espíritu que produce amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre y templanza. Si andamos en el Espíritu, verdaderamente seremos hijos de Dios y heredaremos la vida eterna.

RETO A LA ACCIÓN

• 1. Viva en el Espíritu en todo momento. El vivir en el Espíritu significa que usted lene todas las áreas de su vida someldas a la voluntad de Dios, por lo que todo su cuerpo servirá para construir vidas y no destruirlas.

• 2. Cuando sienta que va a perder el control y va a ceder a los deseos que van en contra de su voluntad, ore a Dios, llame a su líder y salga victorioso.

Responda las siguientes preguntas al correo que el instructor le indique:

¿Qué significa andar en el Espíritu?

¿Cuáles son los frutos del Espíritu?

¿Qué significa andar en la carne?

¿Cuáles son las dos clases de personas que hay en la iglesia?

¿Qué significa la palabra templanza?