Fundamentos de la Fe 2

Fundamentos de la Fe 2

La familia que Dios planeó

Hay dos cosas que todo Cristiano debe saber con respecto a Dios y es que él existe y puede conocerle pues le ha dado el privilegio de ser llamado Hijo de Dios.

OBJETIVO

  • Comprender el rol para cada miembro de la familia que fue establecido por Dios, y podamos tener así familias unidas y felices de acuerdo al modelo divino.

“Esto no es un hogar, es un infierno.”

Muchas familias hoy en día, no tienen un hogar sino un infierno, pues hay problemas entre esposos y entre padres e hijos. La Biblia es clara en cuanto a la familia que Dios planeó y cómo cada uno de sus miembros debe comprometerse para vivir en paz y armonía.

La familia que Dios planeó la encontramos en Mateo 19:3-6 y Efesios 5:21-33 y 6:1-4. Es una familia en donde:

  1. Los esposos se aman hasta que la muerte los separa Mateo 19:3-6

El matrimonio es hasta que la muerte nos separe y no hasta que las deudas nos separen. El matrimonio es un compromiso total, de la persona total, para la vida total. El matrimonio es más que un contrato civil. El plan de Dios es que los esposos permanezcan unidos y se amen, hasta que la muerte los separe. Por eso, dice la Escritura “lo que Dios ha unido, que no lo separe el hombre”. Dios no planeó hogares desintegrados, sino que éstos son el producto de una vida sin Dios y en la mayoría de casos de falta de perdón u orgullo en la vida de uno o ambos esposos.

Su matrimonio según el plan de Dios debe durar hasta que la muerte los separe. Probablemente hoy mismo no ande por buenos caminos, sin embargo. Dios puede obrar en su pareja y restaurar su matrimonio por medio del perdón. Entonces sus hijos y usted mismo disfrutarán de la familia que Dios planeó.

  1. La esposa se somete a su esposo Efesios 5:22-24

El apóstol Pablo en el libro de Efesios no da las funciones exhaustivas que cada miembro de la familia debe cumplir. Lo que hace es presentar la función de la que más tiende a cojear cada uno en la familia. En el caso de las mujeres les habla acerca de someterse y sujetarse a sus esposos, lo que considera un área débil en muchas mujeres. Así sucesivamente habla a cada miembro de familia y muestra el punto débil que debe fortalecer.

La familia que Dios planeó es una familia en donde la esposa se somete a su esposo en todo. Es una familia en donde ella reconoce que él es la cabeza del hogar. Así como la iglesia se somete a Cristo, esposa debe someterse a su esposo.

Someter: es subordinar la voluntad o el juicio a los de otra persona. Esto no significa que el esposo entonces será un tirano o dictador. La esposa tiene su voz, tiene su propia identidad, sus propias metas Pero reconoce que el esposo es al final de cuentas quien tiene la responsabilidad de dirigir el hogar y de ganarse el respeto de su esposa e hijos como veremos en el siguiente punto.

Como esposa debe tener sumo cuidado de no avergonzar a su esposo. Cuando un esposo no es cabeza del hogar, sus mismos amigos bromearán al respecto. En ese caso la mujer lleva los pantalones y él el vestido. Viva de acuerdo al plan de Dios.

  1. El esposo ama a su esposa Efesios 5:25-33

Que el esposo sea la cabeza no significa que él será un dictador y que nadie le pedirá cuentas. Dios mismo le ordena al esposo que ame a su esposa como se ama a sí mismo y le ordena que la ame como él mismo (Cristo) amó a la iglesia y se entregó a sí mismo por ella.

¿Qué mujer no querrá someterse a un esposo que la ama como él se ama a sí mismo? La mujer debe someterse a su esposo, pero el esposo debe amarla y como dice la Escritura en 1 Pedro 3:7 tratarlo con respeto pues como mujer es más delicada. La cabeza del hogar no es una cabeza sin autoridad, es una cabeza con autoridad pero con amor, que trata a su esposa de tal manera que ella voluntariamente le reconoce como su autoridad y le confía decisiones importantes.

Como hombre ame a su esposa y desempeñe su rol de cabeza del hogar con honor y como servidor de su esposa y familia.

  1. Los hijos obedecen a sus padres Efesios 6:1-3

Dijimos que Pablo habla a la debilidad de cada miembro de la familia. En el caso de la esposa la debilidad es someterse a su esposo, en el caso del esposo amar a su esposa (demostrarle su afecto) y en el caso de los hijos es la obediencia.

Todo hijo cristiano es llamado a ser una persona obediente para con sus padres. Quien es un hijo obediente está cumpliendo con el primer mandamiento con promesa que encontramos en la Biblia en Éxodo 20:12. El mandamiento es a obedecer y a honrara los padres, la promesa es que todo el que sea obediente tendrá una larga vida.

Las promesas de Dios son condicionales. Si hacemos esto, entonces nos dará aquello. El hijo obediente está atesorando para sí, varios días de vida y de los buenos.

Los hijos deben obedecer a sus padres, pero en el caso que no lo estén haciendo los padres deben aprender a corregirlos y a aplicar castigos que les permitan recordar cuál es la familia que Dios planeó. Esto nos lleva al siguiente punto.

  1. Los padres crían a sus hijos según la disciplina e instrucción del Señor Efesios 6:4

El apóstol Pablo luego les habla a los padres. A los padres les pide dos cosas:

Que no hagan enojar a sus hijos Todo padre que no vive según la familia que Dios planeó hará enojar a sus hijos. Todo divorcio hace enojar a los hijos. Toda provocación de los padres a los hijos es prohibida y castigada por Dios. Usted no es llamado a sacar lo peor de sus hijos, sino lo mejor de ellos. En lugar de enojarlos debe criarlos según la disciplina e instrucción del Señor.

Que los críen según la disciplina e instrucción del Señor Proverbios 13:24 19:18 29:17 Dos palabras clave son disciplina e instrucción. Quien corrige y disciplina a su hijo tendrá tranquilidad y muchas satisfacciones. Quien no corrige a su hijo se hace cómplice de su muerte y de los problemas futuros que pueda causarle. Quien no corrige a su hijo no lo quiere. Todas estas oraciones no son invenciones de hombres, son sacadas del libro de proverbios y son medicina para los hijos.

Los padres deben aplicar castigos y medidas disciplinarias para con sus hijos, sin caer en abuso físico al pegarles con los puños u otras cosas que los pueden lastimar y no corregir. Corrija a sus hijos con una buena paleta o un cinturón y deles en sus partes carnosas ubicadas en la parte sur de su cuerpo. Sobre todo debe corregir sin ira, cálmese antes de disciplinarlos. Explíqueles lo que han hecho y por qué los corregirá y luego de corregirlos abráselos y hágales ver que los ama y lo hace por su bien. Si promete castigarles por algo en lo que han desobedecido hágalo, de lo contrario perderá autoridad. Si amenaza y amenaza a sus hijos y nunca cumple nunca más creerán en sus promesas de castigo.

No sólo debe disciplinarlos sino instruirlos en el Señor. La iglesia infantil del Ministerio Internacional Rey de Reyes hace su labor una vez a la semana, pero la responsabilidad que los niños y jóvenes aprendan a orar, a leer la Biblia y a vivir en santidad es responsabilidad de los padres, quienes todos los días deben discipular a sus hijos con su ejemplo y enseñanza.

Por eso, si no le pregunta a un hijo si desea ir a estudiar un día lunes al colegio, no le pregunte si desea venir a la iglesia el domingo. Súbalo al carro y tráigalo para que sea instruido en los caminos del Señor. Igualmente con los jóvenes. No le pregunte si quiere ir a una casa de paz, únicamente infórmele y llévele a su reunión.

  1. Todos como familia se someten unos a otros Efesios 5:21

Al final de cuentas no sólo la mujer debe someterse a su esposo. En toda la instrucción que Pablo da, inicia diciendo: “Sométanse unos a otros por reverencia a Cristo”. Todos en la familia deben someterse unos a otros. Es decir, subordinar su voluntad a la de los otros miembros de la familia en el sentido de que la esposa se somete a su esposo, el esposo ama a su esposa, ambos disciplinan e instruyen a sus hijos en el camino de Dios, los hijos se someten en obediencia a sus padres y los padres se someten a sus hijos al no enojarlos.

CONCLUSIÓN

La familia que Dios planeó es un gana — gana. Todos en la familia ganan y viven en paz si se comportan y desempeñan el rol que Dios estableció para cada uno de ellos. Recuerde que el Ministerio Internacional rey de Reyes, es una iglesia cristiana para la familia y no sólo una familia física sino espiritual en donde también las madres y padres solos y las viudas y viudos encuentran su familia espiritual y el apoyo para criar a sus hijos en el Señor o pesar de sus circunstancias.

RETO A LA ACCION

  • Viva el rol que Dios estableció para su vida sea padre, esposo, esposa o hijo.
  • Si no todos en su familia son cristianos, pídale a Dios que todos puedan aceptarle como su Señor y Salvador personal de sus vidas.
  • Corrija a sus hijos cuando sea necesario. El hijo consentido avergüenza a sus padres. Corríjalo con amor o el mundo se encargará de corregirlo sin amor.