Fundamentos de la Fe 2

Fundamentos de la Fe 2

Las nuevas generaciones

Tal y como Pepsi cola se enfoca en la siguiente generación, los cristianos debemos enfocarnos en los cristianos del mañana, nuestros hijos pues si no trasmitimos a ellos el mensaje de salvación y la vida cristiana, se perderán en caminos de muerte.

OBJETIVO

Aprender principios que le ayuden a transmitir a sus hijos la vida cristiana que vive hoy y ninguno de ellos se perderá al llegar a su juventud.

“La guerra de las colas”

Existe una guerra que se conoce como la guerra de las Colas. Pepsi Cola y Coca Cola son las protagonistas La Pepsi Cola está utilizando una estrategia interesante, se está enfocando en la siguiente generación para captar nuevos clientes en su juventud y que sigan siendo fieles a ellos aún cuando envejezcan. Pocos creerían que la campaña a la nueva generación (Generation Next) no ha funcionado sin embargo un día un joven de 25 años pidió una Coca y estaban dos señoritas de 12 y 14 respectivamente quienes le dijeron: “Usted no tiene que tomar Coca Cola porque es joven, los viejos toman Coca Cola, los jóvenes tomamos Pepsi Cola”. Sin lugar a dudas la guerra de las colas continuará por largos años, pero la estrategia de la siguiente generación es aplicable a la iglesia.

Imagine por un instante que todos los que ya somos miembros de iglesia y de las demás congregaciones no transmitamos el mensaje de salvación ni la vida cristiana a nuestros hijos, en 50 años muy pocos de nuestros hijos estarían en los caminos de Dios y ya como la mayoría de nosotros estaríamos muertos, pudiera desencadenarse una crisis espiritual en nuestra Ciudad por la falta de cristianos que prediquen de Cristo. Aquí radica la importancia que todo cristiano tiene de transmitir la fe a sus hijos, y éstos a sus hijos para que no se pierda la luz que ha alumbrado nuestras vidas. ¿Cómo evitar que nuestros hijos se pierdan?

1. Tráigalos siempre a la iglesia

Si no le da a escoger a su hijo si puede ir a estudiar al colegio el día lunes o no, entonces no le permita decidir si va a venir a la iglesia o no. Si son pequeños, que asistan a las clases de la iglesia infantil donde hay un ambiente preparado para ellos. Los jóvenes pueden ser parte de las actividades de la red de joven extremo. No les pregunte, solo llévelos a la iglesia como los lleva al colegio.

2. Tenga una vez a la semana un devocional familiar

Estudie todas las semanas un pasaje de la Biblia (puede usar el libro de Proverbios y las historias del antiguo Testamento) y tenga un momento de oración con sus hijos. Aunque sean muy pequeños lea en voz alta la biblia y pregúnteles ¿qué opinan y que entienden de lo que se está leyendo? Haga que el devocional sea un tiempo especial no aburrido lo ideal es que su devocional familiar cada semana termine con algo especial con sus hijos para que entiendan que el evangelio no es castigo ni algo aburrido, es vida.

3. Si nunca los ha discipulado, discipúlelos

La fe y el conocimiento de Dios es la mejor herencia que pueda darle a sus hijos. Que ellos reciban el mensaje de salvación. Podrá dejarles mucho dinero, terrenos, casas, acciones y lo que sea pero nada se compara a la herencia de la fe. Sus hijos de 8 años en adelante, ya pueden estudiar y también tomar el discipulado y la Academia. Ellos serán los futuros líderes mañana.

4. Cuénteles su testimonio e historias inventadas que enseñen una verdad bíblica

Cuénteles historias a sus hijos que enseñen una verdad bíblica. Comparta con ellos su testimonio para que sepan las consecuencias de lo que es vivir sin Dios y aprenden de sus errores.

5. Ore con ellos todas las noches antes de las comidas y sobre todo antes de dormirse

Enséñeles a orar. No hay mejor tiempo para compartir con los hijos que antes de dormir. Túrnense como padres en acostar a los hijos cada noche. Converse un momento con ellos y ore antes de dormir Seguramente marcará las vidas de sus hijos cada noche y nunca lo olvidarán.

6. Esposo ame a su esposa y esposa ame a su esposo.

Si sus hijos no ven la familia que Dios planeó en su vida y usted profesa ser un cristiano, sus hijos dirán que no vale la pena servir a Dios, pues para ser hipócrita mejor no.

7. Muéstreles amor y hábleles palabras de éxito

Impacte las vidas de sus hijos al hablarles palabras de éxito. No les diga que no puede que es bruto o cosas similares, dígales en Dios todo lo podemos hacer si nos preparamos y esforzamos. Amelos con todo su corazón y sea el padre y la madre que todo hijo ha soñado.

8. Pídales perdón si les ha fallado

No hay nada que restaure relaciones como el perdón. Aprenda a pedir perdón a sus hijos cuando se equivoca y seguramente tendrá relaciones sanas con cada uno de ellos.
Proverbios 22:6 dice: “Instruye al niño en el camino correcto, y aun en su vejez no lo abandonará”.

Si los hijos viven con crítica 1 aprenden a condenar

Si los hijos viven con hostilidad 1 aprenden a pelear

Si los hijos viven con ridículo 1 aprenden a ser tímidos Si los hijos viven con celos 1 aprenden a ser envidiosos

Por el contrario…

Si los hijos viven con ánimo — aprenden a ser seguros en sí mismos Si los hijos viven con aceptación aprenden a amarse a sí mismos Si los hijos viven con reconocimiento 1 aprenden a tener una meta Si los hijos viven con padres temerosos de Dios 1 aprenden a amar a Dios.

¿Con qué están viviendo sus hijos?

CONCLUSION

Tenemos la responsabilidad de transmilr a nuestros hijos el mensaje de vida que hemos recibido y así evitaremos una crisis espiritual en nuestros descendientes. Que Dios nos ayude o ser buenos transmisores del mensaje de salvación a la siguiente generación.

RETO A LA ACCIÓN

Comprométase a transmilr a sus hijos el mensaje de salvación y empiece el día de hoy. Si no ha sido un buen modelo pídales perdón y empiece hoy a ser el padre o la madre según la familia que Dios planeó.

¿Cómo podemos evitar que nuestros hijos se pierdan?

¿Qué sucede si los hijos viven con crítica?

¿Qué sucede si los hijos viven con hostilidad?

¿Qué sucede si los hijos viven con ánimo?

¿Qué sucede si los hijos viven con padres temerosos de Dios?