Fundamentos de la Fe 2

Fundamentos de la Fe 2

¿Es usted rico delante de Dios?

La vida del hombre no depende de la abundancia de sus bienes, sino de la abundancia de bienes que logra depositar en la cuenta celestial.

OBJETIVO

• Comprender que aunque buscar una solvencia económica es importante, debemos cuidarnos de no caer en la avaricia.

• Aprender a ser ricos con Dios al hacer depósitos en el cielo.

“¿En dónde estará usted dentro de 60 años?”

Lo más probable es que la gran mayoría de los que estamos hoy reunidos estaremos algunos metros bajo tierra. El problema es que ninguno de nosotros piensa que va a morir el día de mañana “eso le pasa a los demás, a mí todavía no”. Cuando uno piensa en función de su muerte empieza a cambiar el por qué vive.

El propósito de toda persona es ser económicamente solvente y alcanzar metas como: tener un buen trabajo, tener su propio negocio, llegara tener por lo menos un millón de dólares, comprar su propia casa, pagarle la universidad a sus hijos, comprar buenos carros y disfrutar de la vida. Pero cuando pensamos en función de nuestra muerte, debemos entender que todo lo que poseemos se quedará aquí en la tierra para ser disfrutado por nuestros hijos, yernos, nueras y nietos. Al morir nos presentaremos en el cielo y nos preguntarán ¿Es usted rico delante de Dios? Si espiritualmente usted es de los que se ha arrepentido de sus pecados, ha vivido una vida santa y ha compartido de lo que Dios le ha dado, entonces recibirá el regalo de la vida eterna, de lo contrario, el infierno le espera para que sufra por la eternidad. Yo le pregunto: Si usted muriera el día de hoy ¿podrían decir en el cielo que es rico para con Dios? Reflexionemos por un instante en una parábola que el Señor contó a sus discípulos y que encontramos en Lucas 12:13-21.

1. La parábola del rico insensato Lucas 12:13-21

a. El origen de la parábola v. 13-14
Un hermano le pide a Jesús que le diga a su hermano que comparta con él su herencia. Jesús dice que Dios no lo ha puesto como juez o árbitro de esas cosas. Entonces lanza una advertencia.

b. La advertencia de la parábola v. 15
Tengan cuidado, absténganse de toda avaricia. La vida de una persona no depende de la abundancia de sus bienes.

c. La historia de la parábola v. 1 6-20
Las parábolas siempre tienen una sola enseñanza. Aunque puedan tener muchos detalles debemos cuidarnos de no alegorizarla (darle un significado espiritual a cada detalle). ¿Cómo logramos esto? Viendo qué fue lo que originó que Jesús contara la parábola, es una respuesta al problema.

La parábola cuenta la historia de un hombre rico (note que ya era rico) y que ve que su cosecha es grande. Decide destruir sus graneros actuales pues ya no le cabe y se dice a sí mismo descansa come y bebe que tienes asegurado para muchos años. Jesús le dice, necio esta misma noche té van a reclamar tu vida ¿Y quién se quedará con lo que has acumulado?

2. La enseñanza de esta parábola v. 21

El último versículo de la parábola dice: “así le sucede al que acumula riquezas para sí mismo, en vez de ser rico delante de Dios”.

a. El problema no es la riqueza
En ningún momento Jesús está condenando la riqueza. Sino más bien el 100% de afán de ser rico para sí mismo, y el 0% de afán de ser rico para con Dios. En otras palabras, buscar sólo lo terrenal y no lo celestial.

b. El problema es una perspectiva de la vida en donde no hay lugar para Dios
El rico se creía dueño de todo hasta de su vida. Se dijo come, bebe y descansa pues tienes suficiente para muchos años. Pero en ningún momento toma en cuenta a Dios. No dijo: “Si Dios quiere” o “Si Dios me da la vida” expresiones que muestran que creemos en Dios, que vivimos para él y que sabemos que nuestros días están contados. Esa misma noche ese rico murió.

c. El problema es ser rico en la tierra, pero pobre en los cielos Cómo podemos ser ricos para con Dios:

1 Sea generoso con lo que tiene, esté dispuesto a compartirlo 1 Timoteo 6:17-19 Proverbios 19:17 y 28:27

La única manera de ser ricos para con Dios es compartiendo de las bendiciones que Dios nos ha dado en la tierra. Cubra sus necesidades del hogar, dé sus diezmos, ofrendas y promesas de fe, ahorre y comparta. Ayude a quien esté en necesidad, ayude a conseguirle trabajo al que no tiene, regálele un viaje a quién nunca ha viajado. Pero no importa qué haga, comparta.

1 Arrepiéntase de sus pecados Romanos 6:23 Efesios 2:8-9
Arrepiéntase de sus pecados y viva conforme a la voluntad de Dios que está en su Palabra. Podrá hacer todas las buenas obras que quiera pero ellas no le darán la vida eterna pues ésta es por fe y por gracia. El pecado es muerte y aunque sea rico en obras, será pobre para con Dios.

1 Honre a su familia con su trabajo 1 Timoteo 5:8 Todo cristiano debe ser un buen trabajador y proveer para los suyos. Quien no provee para los suyos enseña la escritura que es peor que un incrédulo, aquel que ni siquiera conoce de Dios. Así para ser ricos delante de Dios también debemos cumplir con la responsabilidad de proveer para nuestra familia.

CONCLUSIÓN

• A Dios no le impresionan las riquezas. Nada de lo que acumulamos en la letra se muestra en el cielo. Sólo cuando comparlmos hacemos un depósito celeslal. ¿Es usted rico para con Dios? Si su respuesta es negativa es tiempo de cambiar.

RETO A LA ACCIÓN

  • Comparta con los demás de lo que Dios le ha dado.
  • Todo joven debe graduarse del colegio, luego de la universidad.
  • En el ministerio creemos que todo hijo debe graduarse del colegio y luego graduarse de la universidad para ocupar puestos de influencia en nuestro país y poder ser así un instrumento úll en las manos de Dios para influenciar a nuestra nación. Como padre anime y siembre visión en sus hijos en cuanto a la universidad. Como hijo aproveche su juventud y desarrolle su capacidad de producción en la universidad.
  • Todo profesional debe aspirar tener una maestría
  • No basta con sacar una carrera profesional, si las circunstancias lo permiten todo joven debe trazarse la meta de estudiar una maestría y si es posible después de alcanzar esta meta aspirar a un doctorado

Responda las siguientes preguntas al correo que el instructor le indique:

¿Cuándo se dice que alguien es rico delante de Dios?

¿En qué cita bíblica encontramos la parábola del rico insensato?

¿Cuál es la enseñanza de esta parábola?

¿Cómo podemos ser ricos para con Dios?